Logo L20 Argentina 2018 | Labour 20
15 / 11 / 2018

Perspectiva de género, prioridad transversal de la presidencia argentina del G20

  • Foto noticia UOCRA - Perspectiva de género, prioridad transversal de la presidencia argentina del G20

El enfoque transversal ha permitido introducir la visión de género en los debates de las distintas áreas de trabajo y ha redundado en avances concretos para poder alcanzar un verdadero desarrollo equitativo y sostenible.

Con una visión centrada en las personas, la presidencia argentina del G20 ha promovido en la agenda de trabajo del último año una estrategia de transversalización de la perspectiva de género. El objetivo, según se desprende del documento de la visión oficial, es el empoderamiento de las mujeres, la eliminación de disparidades de género en el empleo, la ciencia, la tecnología y la educación, y la protección contra todas las formas de violencia basadas en género.

El enfoque transversal ha permitido introducir la visión de género en los debates de las distintas áreas de trabajo y ha redundado en avances concretos para poder alcanzar un verdadero desarrollo equitativo y sostenible.

La importancia de la perspectiva de género quedó plasmada, por ejemplo, en el comunicado consensuado de la Tercera reunión de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales, que se realizó en julio en Buenos Aires y de la que participaron más de 50 líderes de la economía global. 
Allí se acordó respaldar un menú integral de políticas públicas vinculadas al futuro del trabajo, y se invitó a los países a “;contemplar políticas que promuevan la participación de las mujeres en educación en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, investigación, innovación, industria y emprendedurismo”.

Al mismo tiempo, el menú hace referencia a la conciliación entre maternidad y el trabajo: “;Se deberían considerar políticas que faciliten la participación de las mujeres en la fuerza laboral mejorando el acceso a servicios de cuidado de niños de calidad o eliminando los obstáculos en algunos sistemas impositivos para que trabaje el segundo sostén del hogar”.

Un mes antes en Bariloche, el communiqué de la Reunión ministerial de Transiciones Energéticas reafirmó el compromiso de los países del G20 “;de promover el acceso universal a la energía con especial énfasis en la necesidad de erradicar la pobreza energética y garantizar la igualdad de género en toda la cadena de suministro”.

La declaración de ministros de Agricultura del G20, consensuada a fines de julio en Buenos Aires, hace referencia a las potenciales oportunidades e impactos de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), en particular, para mujeres, pequeños propietarios y propietarios familiares.
Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en el mundo hay 250 millones de mujeres menos que hombres con acceso a internet. Además, las mujeres representan apenas el 20% de los graduados en carreras en TIC.

Ante este panorama, la perspectiva de género tuvo un lugar destacado durante la Reunión ministerial de Economía Digital, que se llevó a cabo en agosto en la ciudad de Salta y cuya declaración final incluye un anexo con propuestas para disminuir la brecha digital entre hombres y mujeres. Entre otros obstáculos para la integración digital de las mujeres, los funcionarios identificaron la falta de educación, las barreras de acceso, los costos y los sesgos de género intrínsecos en la norma sociocultural.

En el mismo sentido, la declaración conjunta de ministros de Educación y de Empleo del G20, acordada en septiembre en Mendoza, alienta la inclusión de las mujeres en todos los niveles de educación y, especialmente, en programas de ciencia, tecnología y matemáticas. El documento llama a “;promover la distribución igualitaria de las tareas de cuidado, conciliando el trabajo y la vida familiar, así como mejorando la prestación de servicios de cuidado infantil, en aras de facilitar la continuación de los estudios y el desarrollo profesional”.

La declaración ministerial de Educación, por su parte, valora que la “;presidencia argentina haya colocado la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en el centro de su agenda”, aunque reconoce que, pese a los avances logrados, aún persisten desigualdades y barreras específicas para el acceso a la educación de niñas y mujeres, y señalaron que el acceso a entornos de aprendizaje seguros en todos los niveles educativos resulta esencial para lograr el empoderamiento de niñas y mujeres. 

Un llamado similar hicieron los ministros de Empleo, que en un documento subrayaron la importancia de la participación de las mujeres en el ámbito laboral y fijaron una meta concreta para el G20: reducir la brecha de género a un 25% para 2025.

El grupo de Desarrollo, que se reunió en septiembre en Buenos Aires, acordó propuestas que contribuyen a achicar la brecha de género mediante la inclusión laboral de las mujeres, como la creación de centros de cuidado inclusivos y de calidad para niños y niñas, así como el acceso a servicios de salud para las mujeres, particularmente durante el embarazo y la lactancia.

Dichas iniciativas se complementan con las consensuadas en la declaración de los ministros de Salud del G20, firmada en octubre en Mar del Plata. El documento dedica un apartado especial al rol de las mujeres y expresa que “;se deben tomar acciones para cerrar las persistentes brechas de salud entre mujeres y hombres”, lo que abarca “;un mejor acceso a una atención de salud de calidad, así como una participación más equitativa de la fuerza de trabajo en el sector de la salud”. 

Durante 2018, además, comenzaron las actividades oficiales del task force de Mujeres Líderes en Negocios (BWLTF, por sus siglas en inglés). El área de trabajo, cuya creación fue acordada en la Cumbre de Hamburgo en 2017, reúne a empresarias de los países miembro del G20 con el objetivo de promover el empoderamiento económico de las mujeres en todos los países y niveles de ingreso. En estrecha colaboración con los grupos de afinidad W20 y B20, ha formulado recomendaciones que serán elevadas ante los sherpas del G20 para su aprobación durante la próxima Cumbre de Líderes en Buenos Aires.